¿Qué pasa con la fruta cuando llega al almacén?

El ciclo de vida de las frutas comienza en el campo y se desarrolla en los árboles hasta que es recolectada, pero… ¿qué pasa después?

La fruta necesita pasar por unos procesos determinados que se llevan a cabo en las centrales hortofructícolas para gestionar, controlar y reorganizar que los pedidos de los diferentes clientes lleguen en las condiciones adecuadas. Para ello es necesario que la fruta pase por un conjunto de procesos con un orden y unas características concretas que facilitan la máxima eficacia en tiempos sin perder la calidad del producto.  Aunque estos procesos son bastante extensos se identifican diversos pasos clave que definen lo que se llama el diagrama de flujo, estos pasos en la fruta de hueso como melocotones, nectarinas, albaricochues, paraguayos, etc., son los siguientes:

1- Recepción: se descarga la fruta procedente de campo, se pesa y se realiza un control de calidad

2- Almacenamiento: se hace en frío para reducir la respiración y la maduración natural de la fruta para poder alargar así la vida útil del alimento

3- Volcado y previa tria: se vuelca la fruta en la línea y se realiza una primera selección de frutos no aptos para su comercialización 

                                                  

 

4- Lavado con agua y cepillado  

5- Calibración: a través de una máquina se mide el tamaño de la fruta, normalmente por el diámetro o el peso de la fruta

6- Envasado: distribución de la fruta en envases según pedido del cliente  (entrada de material auxiliar: mallas, cajas..) y control de calidad en línea 

7- Etiquetado: marcar las cajas según exigencias del cliente 

8- Refrigeración: bajar la temperatura del producto para ralentizar su maduración natural y alargar la vida útil

9. Expedición: momento de carga en el camión que transportará la fruta a su destino final  

 

Es esencial que todas las partes del proceso funcionen a la perfección porque, por ejemplo, si falla la cadena de frío se pueden llegar a perder grandes cantidades de producto, si no se trían las piezas que no están en buen estado se entragaría un producto de mala malidad, así como la calibración que necesita tener el peso y el tamaño indicado por el cliente o el etiquetado que también depende de las condiciones acordadas.

Leave your thought

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.